El poder de Dios y las oportunidades

Texto bíblico: Hechos 28

Antes de comenzar el año anticipamos que la serie de mensajes del 2014 tenían como objetivo ayudar a los oyentes a extender los límites de las promesas que Dios cumplirá en nosotros. La Palabra del 2014 es “Proyectados al cumplimientos definimos los límites de la promesa”. Con ese objetivo expusimos durante todo el año los fundamentos sobre los cuales tiene que establecerse toda proyección. Concluimos hoy la serie de estudios tratando el cuarto fundamento sobre el cual nos proyectamos al cumplimiento: La Manifestación del poder de Dios.

Es oportuno utilizar el texto de Hechos 28. En primer lugar, porque Pablo está en la proyección de uno de sus más grandes anhelos, predicar en Roma, y segundo, por la imponente manifestación del poder de Dios que relata el texto. Cuatro son las manifestaciones del poder de Dios. Estas son: 1). La salvación del naufragio (Hechos 28:1 cf. Hechos 27:22-26), 2). A Pablo no le afecta el veneno de la víbora (Hechos 28:3-6), 3) La sanidad del papá de Publio (Hechos 28:8) y 4). La sanidad de los otros enfermos de la isla (Hechos 28:9). Estas manifestaciones del poder de Dios le otorgan tres oportunidades que le permiten a Pablo alcanzar el objetivo al cual se proyecta.

Debemos nosotros tomar ejemplo y proyectarnos al cumplimiento de las promesas de Dios en una búsqueda constante de que Dios manifieste su poder. Veamos algunas oportunidades que alcanza aquel que manifiesta el poder de Dios.

Oportunidad #1
La oportunidad para predicar el evangelio (Hechos 28:7-9, 30-31)

La sanidad del papá de Publio provoca una conmoción en Malta, todos los enfermos de la Isla son traídos a Pablo. Es interesante el cambio de posición de Pablo luego de la manifestación del poder de Dios, ingresa a la isla como un asesino que no merece perdón y termina solicitado por todos los que tienen necesidades.

Cuando llega a Roma se le conceden libertades lo que es aprovechado para predicar el evangelio. Se puede inferir que el informe del centurión romano, testigo de la manifestación del poder de Dios, es determinante para esas libertades (Hechos 28:16).

Oportunidad #2
La oportunidad para el ministerio de consolación (Hechos 28:14-16)

Cuando llegan a Roma, La iglesia en Puteoli sale a recibir a Pablo y le ruegan que se queden con ellos siete días. Al quedarse, la iglesia tiene la oportunidad de ministrar, tanto a los presos como a los soldados. El mismo Pablo cobró aliento. Sin lugar a dudas la manifestación del poder de Dios abrió las puertas a este ministerio.

Oportunidad #3
La oportunidad de recibir honra (Hechos 28:7-10)

Cuando llegaron a la Isla de Malta el único tesoro que tenían era su propia vida. Como ya se mencionó, Pablo fue considerado un asesino al que la justicia no dejaba huir con vida. Sin embargo, luego de la manifestación del poder de Dios, todo cambió. Los habitantes de la isla honraron a Pablo y los llenaron de atenciones, al punto de proveerle todo lo necesario para culminar el viaje.

Preguntas de aplicación

  1. ¿Con quienes compartiste el evangelio en este año?
  2. ¿Qué milagros necesitas para alcanzar completar tu proyección?
  3. ¿Qué estás haciendo para que Dios manifieste su poder a través de tu vida?
  4. ¿A quién puedes ministrar consolación?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *