La necesidad de salir de la necedad


Texto bíblico: Job 42:12 – 15

En una reunión de trabajo pastoral surgió la inquietud sobre aquellos que se niegan a reconocer la necesidad de cambios. El libro de proverbios dice: “Es imposible separar al necio de su necedad, aunque lo muelas como al grano en un mortero (Proverbios 27:22). Es posible que seamos incapaces de entender o reconocer los cambios que tenemos que hacer, es decir podemos ser tan necios que no nos demos cuenta de los que está mal en nosotros.

Es interesante considerar el tema de la necedad para realizar cambios a la luz del libro de Job. En la vida de Job son evidentes tres tiempos: 1) El de la prosperidad y religiosidad, 2) el del sufrimiento y cuestionamientos a Dios y 3) el de la restauración y conocimiento de Dios. El tiempo del sufrimiento fue un tiempo de necedad. Tenía Job conceptos equivocados y estaba empecinado en ellos. Por ejemplo, el concepto equivocado de su propia justicia (Job 32:2, 35:1-3) y el concepto equivocado acerca de Dios (Job 9:20- 23, 12:6, 33:8-11). Lo grave es que hasta que Job no cambió sus conceptos equivocados permaneció en el sufrimiento.
Se hace por tanto imperativo analizar nuestros pensamientos. Considerar si los conceptos que tenemos acerca de nosotros mismos, de nuestras conductas y de las demandas de Dios son ciertos. Permanecer en necedad podría alejarnos del principio del cumplimiento. Tomando como ejemplo la experiencia Job podemos tomar algunos consejos para lograr cambiar los conceptos equivocados.

Consejo #1
Reconocer la utilidad de las crisis (Job 42:1-6, 16)

Según la Versión de los LXX Job vivió 170 años después de su calamidad, y 240 años por todo. Esto le daría 70 años al tiempo de su angustia. Mientras el sufrimiento duró, Job una y otra vez se quejaba de la injusticia con la que Dios le trataba. El llanto de Job era un constante ¿por qué a mí? Hasta que Dios se manifestó a su vida y entonces comprendió que necesitaba una experiencia propia con Jehová. Dice Job: “De oídas te conocía, mas ahora mis ojos te ven. Por eso me aborrezco y me arrepiento en polvo y ceniza” (Job 42:5-6). Al reconocer la utilidad de la crisis comienza un nuevo tiempo en su vida.

Consejo #2
Tener un entorno correcto (Job 42:7)

A más de la enfermedad, Job tuvo que sufrir a sus amigos. Es interesante que los amigos de Job tenían buenas intenciones y eran religiosos, pero sus conceptos acerca de Dios estaban equivocados. Una y otra vez afligen al sufriente con acusaciones de pecados que no cometió. Las palabras de los amigos de Job solo consiguen irritarlo y aumentar su rencor hacia a Dios. Hasta que finalmente Eliú, el más joven de sus amigos habla acertadamente y produce un cambio.
Las palabras de Eliú son muy fuertes pero oportunas. El entorno correcto podrá confrontar con palabras que lastiman, pero fieles son las heridas del que ama (Proverbios 27:6). Mientras que el entorno incorrecto nos mantendrá en la necedad.

Consejo #3
Buscar la revelación de Dios (Job 42:1-6)

Luego que Dios se manifiesta a Job, este responde con humildad. Ahora reconoce que el anterior conocimiento de Dios era insuficiente. El conocimiento que tiene ahora es superior porque lo recibió directamente de Dios. Ahora piensa distinto de Dios porque éste se le ha revelado personalmente.

Las experiencias de otros en su relación con Dios pueden ser edificantes, pero son insuficientes. Cada creyente debe buscar a Dios de manera personal. Dios desea revelarse de manera personal, “Pues Dios habla una y otra vez, aunque la gente no lo reconozca. Habla en sueños, en visiones nocturnas, cuando el sueño profundo cae sobre las personas mientras están acostadas. Susurra a sus oídos y las aterroriza con advertencias. (Job 33:14-16)

Preguntas de aplicación:

  1. Comparte algún beneficio que recibiste de las últimas crisis que experimentaste.
  2. ¿Las personas que están en tu entorno te ayudan a cambiar positivamente? ¿Cómo puedes mejorar tu entorno?
  3. ¿Qué haces para tener una revelación personal de Dios?
  4. ¿Cuál es la manera más segura para tener una revelación personal de parte de Dios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *