Ser efectivos

Texto bíblico: Nehemías 2

Existen ocasiones en que solo participar ya es suficiente. Por ejemplo, para los que no son deportistas profesionales, participar de una maratón hasta el final ya es un logro en sí mismo, sin importar en el lugar que se llegue. Lo importante es participar.

Pero no se puede decir lo mismo en todos los deportes. En el boxeo por ejemplo, si no se está bien preparado y con expectativas de ganar, mejor no participar. En este caso es mejor ser efectivos que solo estar ahí para aguantar hasta el final.

En el caso de la participación de Nehemías en la reconstrucción de Jerusalén no alcanzaba con participar, se necesitaba ser efectivo. Otros antes que Nehemías intentaron reedificar la ciudad, pero solo participaron. Y al hacerlo aumentaron la vergüenza, la desazón y la pobreza del pueblo. Nehemías es llamado por Dios para restaurar la ciudad y con ella la identidad del pueblo de Dios. Ese es el plan y logra ser efectivo en cumplirlo.

¿Cómo logra ser efectivo Nehemías en donde otros fallaron? La clave está en los requisitos que cumplió Nehemías antes de emprender la tarea. Veamos cuales son los requisitos para ser efectivos en el plan de Dios.

Requisito #1
Certeza en el plan de Dios (Nehemías 2: 12)

Cuando Nehemías llega a Jerusalén encuentra a la ciudad destruida y la moral del pueblo en su peor momento. Sin embargo no se desanima. Por el contrario, parado sobre los escombros alienta al pueblo a reconstruir. Nada de lo que veía lo podía desanimar, pues sabía con certeza a que venía.

¿Cómo obtuvo tal certeza? Pues en primer lugar, por el Interés en los asuntos de Dios (Nehemías 1:3-4). En segundo lugar, por una profunda devoción, cf. Nehemías 1:1 y 2:1. Durante los cuatro meses de ayuno y oración, entre el mes de Quisleu y Nisan, Dios puso un plan en el corazón de Nehemías.

Requisito #2
La bendición del liderazgo (Nehemías 2:4-6)

Es interesante notar que cuando Nehemías tuvo en su corazón el plan a ejecutar no se precipitó a actuar. Espero pacientemente a que el Rey le concediera su bendición para la tarea. Y luego que obtuviera el permiso respetó los límites que su autoridad le im puso (Nehemías 13: 6-9).

Obtener el permiso del Rey no era una tarea fácil, pero por medio de la oración se consigue hasta lo imposible (Nehemías 1: 11)

Requisito #3
El Respaldo de Dios (Nehemías 2:18-20)

En el primer discurso que Nehemías hace ante los habitantes de Jerusalén les recuerda la pésima situación en la que se encuentran: “Vosotros veis la difícil situación en que estamos: Jerusalén está en ruinas y sus puertas consumidas por el fuego”. Luego les exhorta a levantarse y reedificar la ciudad.

Estas palabras no serían suficientes para motivar si no fuera que Nehemías tenía algo más que palabras: El respaldo de Dios (Nehemías 2:18). Cuando el pueblo escuchó que Dios estaba con Nehemías se comprometió a trabajar.

Se pueden señalar tres virtudes que le permitieron a Nehemías obtener el respaldo de Dios: 1) La devoción, como ya se señaló Nehemías oró y ayuno por cuatro meses; 2) La planificación previa (Nehemías 2:6-8), cuando el Rey le pregunta que necesita, responde con detalles todo lo que necesitará, pues estuvo planificando todo lo que habría que hacer; 3) La abnegación (Nehemías 1:11. 22) todo lo que Nehemías pide y hace busca el beneficio de los demás, aún está dispuesto a dar su vida para que el pueblo de Dios alcance la restauración. Pues Dios siempre respalda a quienes tienen esa abnegación.

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Puedes mencionar una necesidad que existe en algún departamento o ministerio del Pffamiliar?
  2. ¿Qué tiempo dedicas al ayuno?
  3. ¿En qué necesitas obedecer para recibir la bendición de tu líder?
  4. ¿En qué pueden ver los que te rodean el respaldo de Dios en tu vida?
  5. ¿A qué tienes que renunciar por amor a los demás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *