Apresurar el cumplimiento de las promesas

Texto bíblico: Esdras 1:1-11; Daniel 9:1-19

Por regla general, en la Biblia, cuando alguien recibe una promesa de parte de Dios, pasará un tiempo antes que reciba lo prometido. Tal es así con Abraham, el pueblo de Israel en desierto, Pablo y su llamado misionero, entre otros. Este tiempo de espera es utilizado para transformar al acreedor de las promesas, y cuando este experimenta la transformación, recibe lo prometido.

Sin embargo, encontramos una excepción en el cumplimiento de la promesa del retorno del cautiverio. Cuando Daniel lee en la profecía de Jeremías el tiempo establecido para los sufrimientos del pueblo de Dios, actúa decididamente y logra apresurar el cumplimiento de la promesa.

Para aquellos que esperamos ver cumplidas las promesas de Dios es muy provechoso entender la forma en que se puede apresurar el cumplimiento. El pasaje de Esdras 1 y Daniel 9 presentan dos verdades que ayudan a apresurar el tiempo de cumplimiento de las promesas de Dios. Aplicar estas verdades en nuestras vidas nos puede acortar el tiempo de espera. Consideremos estas verdades.

Verdad #1
Dios es quien siempre inicia la tarea para cumplir sus promesas (Esdras 1:2, 5)

Dios está más interesado que nosotros en cumplir sus promesas. Él siempre está guiando a su pueblo a la plenitud de lo prometido. Además tiene el poder suficiente para mover las piezas necesarias a fin de lograr sus propósitos. Por eso, para apresurar el tiempo de cumplimiento se debe comenzar en la búsqueda del favor de Dios.

Buscar el favor de Dios es lo que hace Daniel al enterarse de las promesa de la restauración. Y como consecuencia Dios quebranta el corazón del rey Ciro, despierta a los jefes de las familias y mueve a la generosidad a los vecinos de los judíos.

Según Daniel 9:3, la búsqueda de Dios debe ser en oración, ruego, ayuno y humillación.

  • Oración, tefilá en hebreo, significa intercesión, súplica e himnos.
  • Ruego, takjanún en hebreo significa oración ferviente, pedir misericordia, súplica.
  • Ayuno puede hacer de diferentes formas. El Daniel 9 se menciona un ayuno total, mientras que Daniel 10 se refiere a que el profeta realizó un ayuno parcial.
  • Humillación, el cilicio y la ceniza representan un acto de humillación.
Verdad #2
La respuesta al impulso divino manifiesta el cumplimiento de las promesas de Dios (Esdras 1:5)

En respuesta a la búsqueda del favor de Dios hecha por Daniel, Jehová despierta al pueblo. Los judíos fueron emocionados por Dios con la idea del retorno a su tierra. Claro está que no todo quedó en la emoción, sino, que dispusieron a marchar a Jerusalén aunque esto fuera una empresa difícil.

Esto es muy importante: la emoción es buena pero la acción es mejor. Luego que el pueblo acepta el desafío y se dispone a marchar, Dios hace maravillas para que tengan todo lo que necesitan. Es decir las promesas de Dios se apresuran luego que le obedecemos. Mejor aún, cuando pasamos de la emoción a la acción.

Preguntas de aplicación:

  1. ¿De qué manera estás buscando el favor de Dios?
  2. ¿Qué necesitas hacer para que tu búsqueda apresure el cumplimiento de las promesas divinas?
  3. ¿Qué tarea te pidió Dios que hagas? ¿Cuándo empezarás a hacerla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *