Cambios para las promesas

Texto bíblico: Nehemías 13:6-29

Cuando un empleado quiere recibir un aumento de su patrón primero intenta hacerle ver que es productivo para sus intereses. De ninguna manera le señalará los errores que comete y el tiempo que pasa sin hacer nada, sino todo lo contrario.

Esto mismo hace Nehemías cuando le pide a Dios se bendición cf. Nehemías 13: 14, 22, 29, 30, 31. Primero le dice lo que hizo a favor del templo, la ciudad, el culto; luego reclama: “¡Acuérdate de mi para bien, bendíceme Dios!

Lo mismo deberíamos hacer nosotros que esperamos el principio del cumplimiento de las promesas de Dios. Acercarnos a Dios mostrándole los cambios que hicimos a bien de sus planes. Tomando en cuenta Nehemías 13: 6-29 veamos cuales serían los cambios que permiten reclamar las promesas de Dios.

Cambio #1
Cambios que afirmen la identidad como hijos de Dios (Nehemías 13:23-29)

Cuando Nehemías regresa a Jerusalén encuentra al pueblo envuelto en un pecado que les haría perder la identidad como pueblo de Dios, este es: Los varones se casaron con mujeres paganas de los pueblos vecinos. Este pecado quebrantaba un mandamiento directo, pero más aún les robaría en el futuro la bendición de ser el pueblo escogido. Al momento de llegar Nehemías a Jerusalén, los niños de las paganas no hablaban judaico. El proceso de pérdida de identidad ya estaba en marcha. Los cambios que realiza Nehemías buscan cumplir el mandamiento y afirmar la identidad.

El mandamiento de no unirse con incrédulos es reiterado en el Nuevo Testamento (2 Corintios 6:14-18. Este mandamiento debe ser analizado individualmente. Es necesario realizar cambios que afirmen nuestra identidad como hijos de Dios.

Cambio #2
Cambios que otorguen a Dios la prioridad (Nehemías 13:15-22)

Conforme a sus intereses particulares, los habitantes de Jerusalén, menospreciaron el día que debían apartar para adorar a Dios. Menospreciaron el mandamiento el día de reposo. Le negaron a Dios el tiempo que le correspondía.

Dios debe ser prioridad en nuestras vidas. Muchas pueden ser las razones para posponer el tiempo que a Dios debe rendírsele pero esto no nos dará autoridad moral para presentarnos ante Dios para obtener sus promesas.

Cambio #3
Cambios que restauren el culto a Dios (Nehemías 13:6-14)

Durante la ausencia de Nehemías los líderes religiosos cometieron actos vergonzosos que tuvieron como consecuencia el abandono del culto a Jehová. Los actos fueron; a) Profanar el templo de Dios al hacerle una habitación a un pagano (Nehemías 13:6); b) Dejar de repartir las porciones para el sustento de las familias a que ministraban en el templo (Nehemías 13:6); y c) el desorden administrativo (Nehemías 13:13). Para enfrentar estos actos vergonzosos Nehemías realizó los siguientes cambios: a) Expulsó al pagano (Nehemías 13:8); b) Volvió a consagrar las habitaciones del templo (Nehemías 13:9); c) Restableció el diezmo y la ofrenda; y d) Estableció una nueva administración (Nehemías 13:13).

El culto a Dios debe ser de tal manera que Dios manifieste su Gloria diariamente en nuestras vidas y para eso es necesario hacer cambios en el culto personal y colectivo.

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Qué actividades y relaciones pueden afectar tu identidad como hijo de Dios?
  2. ¿Qué cambios realizarás en tu agenda diaria para darle prioridad a Dios? ¿Y en tu agenda semanal? ¿y en tu plan anual?
  3. ¿Cómo puedes contribuir para que el culto a Dios mejore?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *