Perseverar

Texto bíblico: Hebreos 12: 1-11

Cuando estaba en el último año del Colegio nos invitaron a participar en una carrera de resistencia intercolegial. En las competencias de mi colegio solía obtener una buena posición en las carreras de resistencia, pero no eran muchos los que competían en mi categoría. Sin embargo en la competencia intercolegial los participantes eran numerosos. Con mis compañeros teníamos un plan para motivarnos y regular las reservas físicas para el último tramo. Pues bien, la carrera era de dos vueltas y al terminar la primera yo estaba entre los primeros diez competidores, entonces mi compañeros me informaron de mi posición y me animaron a que acelerara el paso. Lo intenté, pero casi me morí en el intento. Sin lugar a dudas no estaba preparado para semejante esfuerzo.

Perseverar en la carrera de la vida cristiana puede ser llamado el capítulo 12 de Hebreos. El autor, a modo de ilustración, utiliza la imagen de un corredor rodeado de espectadores en el verso 1. De esta manera intenta señalar la importancia de perseverar hasta llegar a meta. Los destinatarios de esta carta están pasando por momentos tan difíciles que consideran la idea de abandonar la vida de fe.

Para aquellos que anhelamos alcanzar la plenitud de lo que Dios tiene para nosotros es necesario recordar que la perseverancia es la única alternativa. Dios tiene preciosas promesas para su pueblo pero las alcanzan aquellos que perseveran. Veamos algunos principios que permiten perseverar hasta alcanzar el cumplimiento de las promesas de Dios.

Principio #1
Alistarse convenientemente (Hebreos 12:1)

Así como un atleta que se prepara para una competencia, quien desee perseverar en la vida cristiana tiene que alistarse a fin de perseverar hasta experimentar el cumplimiento. En el contexto de Hebreos 12 alistarse puede implicar dos acciones: (1) Despojarse de todo peso, (2) Sacudirse del pecado.

  1. Despojarse de todo peso. Así como uno que corría en una carrera, sería estorbado por mucha ropa, así los creyentes también son estorbados por cosas, no necesariamente malas, pero sí dañinas para el progreso espiritual. Un peso podría ser lo señalado en Hebreos 12:15.
  2. Sacudirse del pecado. Al igual que un corredor debe alejarse de aquellos que le estorban en el camino, el pecado en cualquiera de sus formas será una molestia constante para llegar a la meta. Tres son los pecados mencionados en el capítulo 12:15-16: La raíz de amargura, la fornicación y ser profano (es decir alejarse de la relación con Dios).
Principio #2
Establecer a Jesús como el modelo a imitar (Hebreos 12:2-4)

El pensamiento normal de la gente es que si se está pasando por dificultades es porque algo malo se ha hecho. Pero eso está lejos de ser verdad. Por eso se recomienda poner los ojos en Jesús. Jesús sufrió en manos de pecadores para llegar a sentarse a la diestra del trono de Dios.

Cuando se pasan por dificultades es cuando más nos debemos acercar a Jesús, pues él tiene la capacidad de entendernos y darnos fortaleza y socorro (Hebreos 4:16).

Principio #3
Disponerse a soportar la disciplina (Hebreos 12:5-11)

En medio de las dificultades nos asalta la idea de que Dios nos olvida. No se debe asumir que los sufrimientos que estamos soportando a causa de la fe cristiana significan que Dios no se preocupa por nuestro bienestar. Lejos de abandonarnos, el Señor se manifiesta como un buen Padre al disciplinarnos. La disciplina busca corregir, como cuando se educa a un niño. En lugar de desalentarnos, debemos considerar las persecuciones como una evidencia del amor de Dios por nosotros, a quienes trata de hacernos madurar. Claro que no es Dios el responsable de los sufrimientos, pero sí que utiliza hasta las circunstancias más adversas como un medio para la realización de sus propósitos.

Preguntas de aplicación:

  1. ¿De qué deberías despojarte para perseverar hasta llegar al cumplimiento de las promesas de Dios?
  2. ¿Qué dificultades estás pasando en este tiempo? ¿Qué estás haciendo para fortalecerte?
  3. ¿En qué área de tu vida necesitas madurar? ¿Puedes nombrar algún cambio en tu vida que indique que estás madurando?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *