Permanecer en la Presencia

Texto bíblico: Efesios 4:11-24

Permanecer en la presencia de Dios es el énfasis de esta etapa. Este énfasis tiene como objetivo que busquemos de Dios para que él se revele a nuestras vidas. Para algunos de nosotros esto resulta una tarea difícil. Nos excusamos en la falta de tiempo por el exceso de trabajo, el cansancio físico, el ejercicio del ministerio o las demandas de la familia. Sin embargo, a través de la historia podemos ver a hombres y mujeres que enfrentaron las mismas circunstancias que nosotros y de todas maneras provocaron un impacto en su nación. Lograron impactar a su nación porque se determinaron a dar algunos pasos para permanecer en la presencia de Dios.

El Señor te ha llamado con un propósito, el desea usar tu vida para bendecir a esta generación, para bendecir a tus hijos y nietos, pero para lograr hacerlo necesitas actuar. Hay pasos que debes dar. Es por ello que compartiremos algunos pasos que debemos dar para permanecer en la presencia de Dios según Efesios 4:11-24

Paso #1
Olvidar el pasado (Efesios 4:22)

Es posible que cada uno de nosotros tenemos un pasado con errores que nos condenan. Y mientras vivimos recordando nuestros fracasos se nos dificulta permanecer en la presencia de Dios. No podemos ser juez y parte de nuestros pecados. Es necesario entregar a Dios nuestro pasado, el mismo apóstol confirma que es más importante lo que está por delante que lo que quedó atrás (cf. Filipenses 3:13).

Aquel que confiesa a Dios sus pecados, recibe el perdón abundante de Dios (Efesios 1:7, 1 Juan 1:9). La promesa de Dios es: “perdonaré la maldad de ellos y no me acordaré más de su pecado” (Jeremías 31:34)

Paso #2
Amar la Palabra de Dios (Efesios 4:1)

Amar la palabra es vivirla, es deleitarse en ella, es disfrutar de ella. El apóstol Pablo consideraba que todo lo conseguido era sin valor con tal de conocer a Cristo, y Cristo es conocido por medio de la Palabra de Dios (Filipenses 3:1,8-10).

El problema es que muchas veces amamos más lo que nos aparta de Dios y su palabra. Amamos el pecado y no nos acercamos a la Palabra de Dios porque ella nos confronta con lo que está mal en nuestra vida.

El que ama la palabra de Dios la leerá, meditará en ella y aun la memorizará. El tiempo pasado en el estudio de la Biblia es un tiempo en la presencia de Dios. Mientras más apasionados estemos por la Biblia mayor será la gloria de Dios que experimentemos en nuestras vidas y en la de nuestros descendientes.

Paso #3
Desear vivir bajo la unción (Efesios 4: 23,24)

En la presencia de Dios está la unción y el poder. En la presencia de Dios recibimos el poder para marcar la diferencia donde quiera que vayamos. La sabiduría humana no basta para todo lo que debemos hacer, es bueno capacitarse, pero sin unción de Dios, las palabra que hablamos son huecas, sin poder para transformar a nadie. Cuando permanecemos en la presencia de Dios recibimos el poder del Espíritu Santo.

El que desea vivir bajo la unción deberá vivir en humildad, obediencia a la Palabra y en el temor de Dios (Isaías 66:1-2, 55:11, Deuteronomio 12:28) y cuando lo haga será prosperado tanto él como sus descendientes.

Preguntas de aplicación:

  1. Según Efesios 1:7 ¿Por medio de quién recibimos el perdón de pecados?
  2. Según 1 Juan 1:9 ¿Qué debemos hacer para ser perdonados?
  3. ¿Cómo puedes poner en práctica tu amor por la Palabra de Dios?
  4. ¿Qué necesitas hacer para vivir bajo la unción de Dios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *