Metáforas

Texto bíblico: 2 Timoteo 2

En mi época de estudiante del primer año del seminario escuchaba por los pasillos los comentarios que los compañeros de cursos superiores hacían sobre la hermenéutica.

Los comentarios iban desde “es una materia complicada” hasta “que el Señor te ayude cuando te toque estudiarla”. Más allá de los comentarios para asustar a los alumnos del primer año, la hermenéutica es una herramienta fundamental para la interpretación de la Biblia, y por ende, fundamental para todo estudiante de la Biblia.

Uno de los temas que trata la hermenéutica es el de las figuras literarias, entre ellas la metáfora. En 2 Timoteo 2 hay cuatro metáforas que tienen que ver con la forma en que debemos participar del plan de Dios. Estas son: La metáfora del soldado, del atleta, del agricultor y de los vasos. Estas metáforas ilustran los comportamientos requeridos para aquellos que están en cumplimiento del plan de Dios. Considerar estas metáforas nos ayudarán a dar con los comportamientos que Dios requiere para aquellos que están en cumplimiento de los planes divinos. Analicemos los comportamientos requeridos en estas metáforas.

Comportamiento requerido #1
Concentración en la tarea encomendada (2 Timoteo 2:3-5)

Las metáforas del soldado y del atleta tratan sobre la concentración en la tarea encomendada. Estas metáforas del soldado y atleta deben ser consideradas en conjunto debido a que están unidas por la fase “así también”. 

La metáfora del soldado: Por lo general una misión para un soldado presupone riesgo, dolor y aun muerte. La tentación frente la expectativa de sufrimiento es salir del la misión hacia una tarea más cómoda por eso se aclara: “Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.” Es decir se debe permanecer en la misión.

La metáfora del atleta: En este caso la metáfora se aclara que solo gana el premio si el atleta participa conforme al reglamento. Es decir hay una forma de participar y solo se premia al que participa conforme a las reglas. El comportamiento que se requiere es concentración en la tarea. Ni la expectativa de sufrimiento, ni la opción menos complicada es aceptable. Como soldado se debe
permanecer en la misión y como atleta seguir las reglas establecidas.

Comportamiento requerido #2
Trabajo duro con Expectativa por la recompensa (2 Timoteo 2:6)

La metáfora del agricultor hace referencia a la actitud con la que se debe trabajar en el plan de Dios. En primer lugar, el trabajo debe ser duro, aunque el énfasis del texto no está en la dureza del trabajo sino en la recompensa que recibe el trabajador. El comportamiento requerido, entonces, es una expectativa positiva por la recompensa que Dios concederá a aquellos que le sirven. Como obreros de Dios debemos tener cada día el gozo propio de aquellos que van al trabajo el día de pago del salario. Pues Dios no es deudor de nadie.

Comportamiento requerido #3
Superación de las debilidades (2 Timoteo 2:20-21)

El último comportamiento requerido es la superación de las debilidades. Este comportamiento es requerido a través de la metáfora de los vasos. Así como algunos utensilios en la casa se usan para tareas delicadas, otros son usados para usos comunes. Una es la copa delicada para un brindis y otro el recipiente para dar de beber a los animales.

La triste enseñanza de esta metáfora es que algunos en la iglesia son usados por Dios para honra y otros para deshonra. Claro está que, no es Dios, quien hace la distinción. Sino el creyente si decide o no superar las debilidades. El que se propone superar sus debilidades será un vaso honroso. ¿Cuáles son las debilidades a superar? Se pudieran mencionar una larga lista de pecados pero el contexto señala básicamente:

  1. Las pasiones juveniles (2 Timoteo 2:22). Por la irritabilidad entendemos las peleas, contiendas, la falta de mansedumbre.
  2. Las discusiones necias (2 Timoteo 2:23). Es decir las controversias teológicas sin necesidad, las peleas por cuestiones sin mayor importancia, la falta de tolerancia.
  3. La altanería (2 Timoteo 2:25).
  4. La pereza para el estudio bíblico (2 Timoteo 2:15).

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Qué dificultades tienes que enfrentar para cumplir con el Plan de Dios para tu vida?
  2. ¿Cómo puedes superar los temores o dudas antela tarea que Dios te encomienda?
  3. ¿Puedes compartir una recompensa que recibiste por servir a Dios?
  4. ¿Cuál de las cuatro debilidades te es más difícil superar? ¿Qué harás para superarla?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *