Sembrar nuevas iglesias

Texto bíblico: Efesios 3:1-12

Tiempo atrás, mientras compartía el proyecto de plantación de iglesias de nuestra organización, uno de los presentes cuestionó la oportunidad de plantar nuevas iglesias. Su argumento se basaba en la dificultad de lograr una verdadera conversión en los adultos. Prefería mi interlocutor, extender el trabajo del comedor infantil, en espera de formar una nueva generación con valores bíblicos, para entonces creer en la posibilidad de transformar nuestra nación. Aunque no estuve de acuerdo con su razonamiento, tenía cierta lógica.

Estoy convencido que la iglesia es una idea de Dios. Jesús la estableció y él la sustenta. Sin embargo, es oportuno, a la hora de planificar la siembra de iglesias nuevas, tener bien definida la fundamentación teológica para respaldar el esfuerzo de plantar nuevas iglesias. Así que, a partir de Efesios 3, propongo considerar algunas razones del porque debemos sembrar nuevas iglesias.

Razón #1
Por la necesidad de redención de la humanidad (Efesios 3:12, 1:7)

El apóstol Pablo, luego de explicar la misión de la iglesia de anunciar las bondades y el poder del evangelio, recuerda que por Jesús es posible el acceso a Dios con confianza. Este acceso está negado a la humanidad a consecuencia del pecado (Romanos 3:23). El pecado somete a esclavitud a quien lo practica (Romanos 6:16). El esclavo luego de vivir sometido al pecado termina en condenación eterna (Romanos 6:23). Sin embargo, Dios en su misericordia redime (compra) al pecador liberándolo de la esclavitud perdonando sus pecados (Efesios1:7).

Ahora bien, esta posibilidad de ser redimido es para aquellos que reciben a Cristo como Señor y Salvador (Romanos 10:9) De ahí la importancia de sembrar nuevas iglesias, la iglesia es la que anuncia la salvación por medio de Jesús (Romanos 10:14-15).

Razón #2
Porque la iglesia moldea la solución al conflicto de la humanidad (Efesios 3:6, 10)

Desde el Génesis hasta hoy, el conflicto de la humanidad es la fragmentación. La humanidad está dividida por razones políticas, raciales, religiosas, económicas, de ideales y hasta por nimiedades. Ante este conflicto, se presenta a la iglesia unida por Jesús en el libro de Efesios. El tema central del libro de Efesios es la unidad de la iglesia, sin distinción entre judíos y gentiles (Efesios 3:6). La iglesia moldea la solución al conflicto de la humanidad, porque:

  • En la iglesia cada individuo tiene el mismo valor por la gracia de Cristo (Efesios 1:5).
  • En la iglesia participamos conforme a los dones otorgados por Cristo, nadie es más que nadie, pues la capacidad es un don divino y no mérito personal (Efesios 4:11).
  • En la iglesia todos tenemos el mismo propósito, ser semejantes a Cristo, y por tanto todos somos imperfectos hasta que Dios termine la obra en nosotros (Efesios 4:13).
  • La iglesia está compuesta por creyentes de toda nacionalidad (Apocalipsis 5:8- 10).

Mientras más iglesias haya, mayor posibilidad tendrá el mundo de tener un modelo para superar sus conflictos.

Razón #3
Porque la iglesia es la única institución humana con poder sobre el mundo espiritual (Efesios 3:10)

La Biblia es enfática en declarar que el mundo está bajo la influencia de Satanás (Juan 12:31, Efesios 2:26). Las personas, a consecuencia del pecado, están cautivas a voluntad del Diablo (2 Timoteo 2:26). Por la enseñanza de la Biblia entendemos que la maldad que se evidencia es consecuencia de los planes diabólicos.

Pero la iglesia fue puesta en autoridad sobre todo el mundo espiritual (Efesios 1:22-23) y se le encomendó actuar en contra de las acciones de las tinieblas (Efesios 3:10). Por el poder que Jesús le concedió a la iglesia, esta tiene la capacidad de destruir toda obra de maldad sobre las personas y comunidades (cf. Hechos 8:4-8).

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Cúal fue la forma en que conociste a Jesús?
  2. En el estudio se mencionó cuatro formas en que la iglesia moldea la solución al conflicto de la humanidad. ¿cuál es más relevante para usted? ¿Por qué?
  3. ¿Cuáles son las obras del diablo que ves en tu comunidad? ¿Qué debemos hacer ante ellas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *