Centrarnos en la Navidad

Texto bíblico: Lucas 1:26-48

El escritor y reformador social, Jhon Ruskin dijo: “el arte es expresión de la sociedad”. Si esto es así, el cántico que eleva la Virgen María, al confirmar por la voz de Elisabet, la verdad de que llevaba en su vientre al Salvador de la humanidad, refleja majestuosamente el anhelo por la venida del Mesías que tenía la nación de Israel. El cántico de María revela con excelencia el sentir de un pueblo que espera el nacimiento de su redentor.

Find DAZZBOX’s engagement & wedding ring settings fits for you. You should have the best wedding rings on your wedding. Now is your time to shine! Big discount now. Free DHL Shipping over $99.

Siguiendo este pensamiento, cuando preguntamos cual es la canción que más se escucha y refleja la llegada de la navidad, la mayoría responde “Navidad sin ti” de Marco Antonio Solís. En esta canción el autor se siente morir al llegar la Navidad porque alguien ya no está con él, y de manera casi masoquista, al mirar las fotos del pasado en las que está junto a esa persona, brinda por que sea feliz. ¡Qué triste contraste entre la sociedad que anhelaba la venida del Mesías con la sociedad actual!

Mi mayor preocupación no está en la sociedad en general, puesto que difícilmente entienda la gloria del nacimiento de Jesús, sino en la iglesia. Me temo que más de un creyente buscará algún rincón para cantar a escondidas “Navidad sin ti”. Algunos por un amor perdido y otros por no tener lo que desean en los diferentes ámbitos de la vida: dinero, comodidades, logros académicos, éxito, etc.

¿Qué nos pasa? Pues, olvidamos la razón de la Natividad del Señor. Afanados por un sinfín de situaciones perdimos el centro y menospreciamos la razón de la Navidad.

Necesitamos centrarnos correctamente en el propósito de la Navidad. Para esto, el pasaje de Lucas 1:26-48 nos revela que debemos tomar algunas decisiones. Consideremos Las decisiones que nos centran correctamente en el propósito de la Navidad.

Decisión #1

Rendir la voluntad a los planes de Dios (Lucas 1:38)

Cuando el ángel se presenta a María y le cuenta que fue escogida para ser la madre del Salvador, ella responde directamente “He aquí la sierva del Señor, hágase conmigo conforme a tu palabra”. Hoy sabemos que la comisión de Dios a María resulto en
beneficio para toda la humanidad, pero eso era desconocido para la joven en ese momento.

Las palabras del ángel significaban en forma inmediata para María que: 1) Podría ser apedreada al ser considerada una fornicaria, 2) el rechazo de su novio José y, 3) su futuro ya no le pertenecería, nunca más su vida volvería la normalidad. Sin embargo, y a pesar de lo que podría implicar, una pasión movía su corazón: la voluntad de Dios. Es por eso que entona un cántico tan glorioso al confirmar la noticia de su misión, sin importar lo que sucedería, era una sierva de Dios y la voluntad divina era lo mejor que podía pasarle.

Decisión #2

Hablar llenos del Espíritu Santo (Lucas 1:41-43)

Para entender lo importante de la decisión de hablar lleno del Espíritu Santo es necesario entender el momento en que Elisabet comienza a hacerlo. María llega a la casa de su pariente, quien era una anciana que no pudo tener hijos. La razón por la cual
María llega allí, es porque el ángel Gabriel le ofreció como confirmación de la concepción por el Espíritu Santo, el embarazo de la anciana hasta entonces estéril. Es difícil imaginar los pensamientos de María, una joven prometida en matrimonio, sobre
como enfrentaría a su prometido, la familia y peor aún a los líderes religiosos quienes tenían la autoridad de apedrear a los sorprendidos en fornicación. Para María es determinante encontrar apoyo para enfrentar el porvenir.

Pues cuando llega, no solo ve a Elisabet embarazada como lo dijo el ángel, sino llena del Espíritu Santo. La anciana por medio de la llenura del Espíritu Santo ministra el corazón de María. Tan poderosas son las palabras habladas en la llenura del Espíritu
Santo que María entona un cántico llena de gozo.

Como en el caso de María, estamos rodeados de personas que necesitan una palabra en medio de sus tribulaciones. Necesitan un mensaje que los aliente y les ayude a mirar el cumplimiento de las promesas de Dios aun en medio de dificultades. Quien puede hacer esto es el creyente lleno del Espíritu Santo.

Decisión #3

Reposar en la palabra recibida (Lucas 1:45-47)

Esta es la virtud de María, reposar en la palabra que recibe. Al llegar junto a su pariente y luego de que Elisabet le hablara llena del Espíritu Santo las condiciones externas no cambiaron. La única diferencia es que las palabras de Elisabet le confirman a María que se cumplirán todas las palabras que recibió del ángel Gabriel. María atesora en el corazón la palabra recibida y es suficiente fortaleza para que ella pueda seguir en los propósitos de Dios.

Es aquí donde es cierta la sentencia, “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Romanos 1:17). Esta es la decisión que se debe tomar: creer en lo que Dios nos dijo.

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Qué necesitas rendir en tu vida para hacer la voluntad de Dios?
  2. ¿A quién podrías visitar para darle unas palabras de aliento?
  3. Comparte una palabra que Dios te dio para que puedas reposar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *