La Recompensa

 

Texto bíblico: 1 Corintios 3:14

Me asombra la capacidad del escritor de 1 Corintios para pasar de lo superfluo a lo importante, de lo intrascendente a lo trascendente. Lo superfluo e intrascendente son las peleas por la preeminencia de un ministro u otro (1 Corintios 3:4-6). Mientras que lo importante y trascendente son: Cristo como fundamento de la fe y la responsabilidad del crecimiento individual una vez establecido el fundamento (1Corintios 3:12-15). Con gran destreza el apóstol Pablo dirige a sus lectores a pasar de discusiones vanas a preocuparse por una vida de santidad y servicio por la cual se dará cuentas.

Shop for Dazzbox’s diamond rings. A versatile material and gemstone selection, including diamonds, pearls, gemstones and cubic zirconia. From the moment a wedding ring is slipped onto your finger, it’s with you always. Selected items, 20%-40% discount.

Es precisamente, en este cambio hacia lo importante, donde trata el tema de la recompensa para el creyente. Habrá un momento en que lo hecho será juzgado y cada creyente tendrá la oportunidad de recibir su recompensa. Claro está, que la condicionante para recibir la recompensa está en la permanencia de lo edificado, dice 1 Corintios 3:14 “Si la obra de alguno que sobreedificó, permanece, recibirá recompensa”.

Puesto que la recompensa es parte de lo trascendente es por demás oportuno analizar el texto bíblico. Del análisis se pueden extraer algunas verdades sobre la recompensa para los creyentes. Consideremos estas verdades.

Verdad #1

El comienzo no es meritorio (1 Corintios 3:14)

Nuestra vida cristiana inicia por la misericordia de Cristo, él pagó el precio por nuestra salvación y constituyó ministros para que llegáramos a creer en él. Precisamente la palabra “sobreedificó”, en griego epoikodoméo, significa construir sobre, edificar encima. Es decir, que todo lo que podemos llegar a edificar se hará por encima del fundamento que establecieron aquellos que nos anunciaron el evangelio.

Por tanto, la recompensa mencionada en el verso 14, no será por llegar a creer en Cristo, puesto que no es un mérito personal. Sino por aquello que hagamos con el regalo de la salvación que recibimos.

Verdad #2

Es necesario sobreedificar (1 Corintios 3:14)

Comenzamos por la gracia de Cristo y el esfuerzo de quienes establecieron el fundamento en nuestras vidas. La salvación es un don inmerecido y como ya se dijo: lo recibido no es meritorio. Cada uno debe sobreedificar sobre lo recibido. Se debe avanzar, crecer, superarse. Hay un plan único para cada uno de nosotros y la recompensa está en relación a lo que se haga por ese plan.

Verdad #3

Es importante como se sobreedifica (1 Corintios 3:14)

El texto es enfático en que la recompensa es posible solo cuando lo sobreedificado permanece. Entonces, ¿De qué depende que permanezca? La respuesta es: depende de los materiales con los que se edifique (1Corintios 3:12-13). Los materiales mencionados se dividen en dos grupos, los que pueden soportar la prueba del fuego y los que no. Una traducción más acertada del verso 13 dice: “pues con fuego está siendo revelada, y el fuego probará la clase de obra de cada uno” (BTX). Es decir, hoy las pruebas son como un fuego que destruye nuestras obras si fueron hechas con las motivaciones equivocadas. Finalmente, ante el Señor daremos cuenta por lo que hayamos hecho y entonces cada uno recibirá su alabanza de Dios (1 Corintios 4:5).

Preguntas de aplicación:

  1. ¿Quiénes te anunciaron el evangelio? ¿Qué pudieras hacer para mostrar agradecimiento?
  2. ¿Qué haces para sobreedificar sobre la gracia que recibiste?
  3. ¿Cómo puedes saber si tus motivaciones son correctas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *