El prójimo alejado de Cristo

El prójimo alejado de Cristo

Colosenses  2:8-15 

 

El apóstol Pablo manifiesta sostener una gran batalla por aquellos a quienes aún no pudo compartirles el mensaje del evangelio. Consciente de la condición del ser humano alejado de Cristo, se angustia por aquellos a quienes no les compartió el mensaje del evangelio. Comprender la condición del ser humano alejado de Cristo apasionó a Pablo, y le llevó a vivir una vida entregada a favor del prójimo.

Bien haríamos nosotros, que anhelamos amar a Dios como quiere ser amado, tener la comprensión del apóstol para  vivir entregados de la misma manera. En este sentido es oportuno estudiar cual es la condición del ser humano alejado de Cristo. El presente estudio, persigue el propósito de recordarnos la condición del ser humano que permanece alejado de Cristo, para que seamos invadidos de una compasión tan profunda que actuemos decididamente a favor del prójimo.

Pablo resume la condición del ser humano que permanece apartado de Cristo desde el punto de vista teológico. Se puede resumir esta condición en tres estados. Veamos los estados del ser humano que permanece apartado de Cristo.

Estado #1

En estado de Imperfección (Colosenses 2:10)

Por imperfección no me refiero a que el ser humano esté mal hecho, sino que no alcanza la plenitud para la cual fue creado. El Salmo 139:13-16 explica que Dios diseña a cada individuo de manera particular, y sin ninguna falta. Pero el distanciamiento de Dios a causa de pecado lo deja en incompleto, incapaz de cumplir el propósito de vida. Sin embargo, cuando se acerca a Cristo a través del arrepentimiento vuelve a estar completo. Pleno para los propósitos divinos.

 

Estado #2

En estado de esclavitud (Colosenses 2:15)

La Biblia define con claridad que existen dos reinos en puja por la humanidad. El reino de las tinieblas y el Reino de Dios. Aquellos que por decisión personal practican el pecado, el pecado se enseñorea de ellos y quedan en esclavitud (Juan 8:34), sin voluntad para hacer lo bueno. Una vez esclavos del pecado quedan a merced de Satanás.

La buena noticia es que, Jesús le quitó al Diablo la autoridad que tenía sobre la humanidad. Al morir en la cruz venció a Satanás para siempre, le despojó del poder que tenía sobre nosotros. Ahora, aquellos que deseen ingresar al reino de Dios pueden hacerlo porque Satanás fue vencido y humillado públicamente por Cristo.

El problema es que la gente no es consciente de esto. Debido a la esclavitud al pecado rechazan a Cristo continuamente y siguen esclavos a voluntad de él. Pablo sabía esta verdad y por eso se angustiaba cuando no podía alcanzar a alguien con el mensaje de liberación.

 

Estado #3

En estado de condenación (Colosense 2:13-14)

El estado de condenación es la consecuencia del pecado (Romanos 6:23). Todo aquel que aún no se acercó a Cristo en arrepentimiento permanece bajo condenación. Sin vida espiritual y condenados al castigo eterno (Apocalipsis 21:8).

Jesús, al morir en la cruz, se ofreció como sustituto nuestro, es decir, en vez de ser condenados eternamente por ser pecadores, Cristo murió en nuestro lugar. La lista de pecados que nos condenaban fue anulada por la muerte de Cristo (Colosenses 2:14). Sin embargo, así como pecamos por decisión personal, se debe recibir el perdón de pecados de manera personal. El perdón está ofrecido a toda la humanidad, pero la humanidad debe escuchar sobre el perdón y recibir a Jesús como Salvador de sus pecados.

Esa es la razón por la cual el apóstol se angustia. La humanidad está en condenación, y si alguien no les avisa terminarán condenados eternamente.

 

Aplicación:

  1. ¿Qué puede hacer usted en este tiempo a favor del prójimo?
  2. ¿Cómo puede compartir con sus vecinos el mensaje de salvación?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *