Sin temor al fracaso

Sin temor al fracaso

Lucas 4:14-30

 

El temor al fracaso es una de las grandes barreras a enfrentar si pretendemos alcanzar plenitud en nuestra vida. Como consejero, escucho una y otra vez,  como el temor al fracaso paraliza muchos, incluso a aquellos que parecen tenerlo todo para triunfar. El escritor Charles A. Sainte – Beauve dijo: “El éxito consiste en vencer el temor al fracaso.

En Lucas 4 encontramos a Jesús totalmente ajeno al temor al fracaso. Está comprometido a actuar a favor del prójimo en necesidad en la ciudad de su nacimiento. Él sabía de antemano que lo rechazarían (Lucas 4:23), sin embargo, se lo ve pleno, no dependiente de la aprobación de los demás.

Esta plenitud en su accionar a favor del prójimo tiene que ver en gran parte por dos potenciadores que cultivó antes de actuar, de empezar su ministerio. Nosotros, discípulos de Cristo, debemos imitar a nuestro maestro y cultivar los potenciadores a fin de ministrar las necesidades del prójimo. Consideremos estos potenciadores.

 

Potenciador #1

Estar persuadido de la misión (Lucas 4:21)

Jesús llega a Nazareth luego de un tiempo de comenzar su ministerio. Para ese entonces, la fama le precede, es conocido como hacedor de milagros. En la sinagoga, en vez de hacer milagros,  lee el pasaje de Isaías 61 y dice: “hoy se cumplió esta escritura”.  Al decir estas palabras se proclama como el Mesías prometido, el cumplimiento de las profecías del Antiguo Testamento.  La declaración produce dos reacciones: asombro e incredulidad (Lucas 4:22-23). Si Jesús se dedicaba a hacer milagros, todos hubiesen celebrado su llegada, y la visita a Nazareth tendría un final feliz. Pero, al declararse el Mesías prometido, enoja a la gente que le vio crecer como una persona común.

Lo interesante es que Jesús sabía que lo rechazarían en Nazareth (Lucas 4:23). Entonces, ¿por qué fue a un lugar donde no recibirían su testimonio y encima apeligraba su vida? Lo hizo porque estaba persuadido de su misión. No necesitaba la aprobación de la gente para hacer su tarea, pues conocía el propósito por el cual estaba en la tierra.

Cuando estamos persuadidos de nuestra misión somos imparables. En la certeza de lo que Dios quiere de nosotros no hay temor que nos detenga, ni resultado que nos aplaque. ¡Necesitamos este potenciador! Necesitamos estar persuadidos de la misión de Dios para nuestra vida.

 

Potenciador #2

Estar lleno del Espíritu Santo (Lucas 4:14, 18)

La llenura del Espíritu Santo se presenta en dos funciones diferentes, respecto a la misión que Jesús tiene que realizar a favor de los prójimos necesitados: Como indispensable para el cumplimiento de la misión y como el elemento que potencia el cumplimiento de la misión.

  1. Como indispensable para el cumplimiento de la misión (Lucas 4:18). Cuando el texto dice: “El Espíritu Santo… me ha ungido para” indica que la unción era necesaria para cumplir las cinco tareas mencionadas en el verso 18:
  2. Buenas nuevas a los pobres.
  3. Proclamar libertad a los cautivos.
  4. Dar vista a los ciegos.
  5. Libertad a los oprimidos
  6. Pregonar el año del favor del Señor.
  7. Como elemento que potencia el cumplimiento (Lucas 4:14). Al manifestar el poder del Espíritu Santo en las cinco tareas mencionadas la gente le conoció, se extendió su ministerio y por ende pudo alcanzar a más personas para el cumplimiento de su misión.

El poder del Espíritu Santo es el mejor medio de promoción del ministerio. Aquello que es imposible para nosotros es posible mediante el poder del Espíritu Santo. Por eso debemos preocuparnos en buscar este potenciador.

¿Cómo cultivar los potenciadores?

  1. Busque el bautismo en el Espíritu Santo, así como lo buscó Jesús (Lucas 3:21-22)

 

  1. Reciba una palabra de Dios que le indique su misión (Lucas 3:22)

 

  1. Profundice su vida espiritual (Lucas 4:1,14)

 

Aplicación:

  1. ¿Qué puede hacer para conocer la misión de Dios para su vida?
  2. ¿Recibió el bautismo en el Espíritu Santo? ¿Lo está buscando?
  3. ¿Cómo puede profundizar su vida espiritual? Mencione algo que pueda iniciar esta semana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *