Un Ministro Sobrio

Un Ministro Sobrio

1 Timoteo 4:1-5

 

Con la llegada del hombre a la luna en el año 1969, la tecnología parecía alcanzar la cúspide. Sin embargo, el computador Apollo Guindace (AGC)[1] que guio la nave espacial hasta la luna es seis veces menos potente que las calculadoras científicas de hoy día[2]. Y eso no es todo, un teléfono celular es cien mil veces más potente que el AGC[3]. Los cambios que se produjeron en los últimos 45 años, en cuanto a tecnología se refiere son impresionantes.

 

No solo los cambios tecnológicos  fueron radicales, también los cambios sociales y culturales. Lo paradójico es que los cambios que experimentamos en este tiempo, colocan a la iglesia en una posición similar al siglo I. Al igual que a finales del primer siglo, la iglesia experimenta un cambio de conducta de sus integrantes y un re cambio generacional. 1 Timoteo 4 relata este cambio generacional y puede notarse un gran contraste entre el creyente que se va y el que viene. El creyente que se va es el apóstol Pablo, él mismo dice:

 

Yo, por mi parte, ya estoy a punto de ser ofrecido como un sacrificio, y el tiempo de mi partida ha llegado. He peleado la buena batalla, he terminado la carrera, me he mantenido en la fe”. (2Timoteo 4:6-7)

 

El creyente que se va es uno de conducta intachable, íntegro, que afirmado en la sana doctrina perseveró en la fe hasta sus últimos días. Mientras que el creyente que viene es antagónico al apóstol, así se lo describe:

 

Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír.   Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos (2 Timoteo 4:3-4 NVI)

 

En el medio, entre el creyente íntegro que se va, y el creyente guiado por fábulas que viene, se encuentra Timoteo. A Timoteo le tocaría ministrar al nuevo creyente. Pablo le aconseja a Timoteo a afirmar su identidad como ministro para esta generación a través de la sobriedad. ¡El creyente que se viene necesita de un ministro sobrio! La sobriedad es una metáfora que indica las cualidades de un ministro que es capaz de impactar a la sociedad. Consideremos las cualidades de un ministro sobrio que puede impactar a la sociedad

 

Cualidad #1

Soportar las aflicciones (2 Timoteo 4:5)

Soportar las aflicciones significa atravesar las adversidades[4]. El contexto bíblico e histórico nos explica las adversidades que debe soportar el ministro sobrio, estas son: ministrar a los creyentes que prefieren las fábulas y el maltrato de los incrédulos.

 

Respecto a los creyentes que prefieren las fábulas, una descripción clara del comportamiento de ellos se encuentra en 2 Timoteo 3:1-7. El problema con esta clase de personas es que a pesar de los males que pueden causar, cuando vuelven arrepentidos el creyente sobrio debe aún ministrarles en el amor de Cristo.

 

Respecto al maltrato de los incrédulos, el ejemplo de Timoteo es suficiente. Por el año 96 Timoteo se empecinó en impedir la celebración de una festividad que, a ojos suyos, era un torbellino de placer y corrupción. El vulgo arremetió contra él con piedras y palos, y fue golpeado con saña hasta morir martirizado[5]. Claro está que la muerte de este ministro sobrio no fue en vano. Finalmente la conversión de los efesios llegó a tal punto que el templo de la diosa Diana, descuidado por la falta de paganos que le hicieran el mantenimiento requerido, se derrumbó y el culto terminó.

 

Cualidad #2

Hacer obra de evangelista (2 Timoteo 4:5)

Hacer obra de evangelista es comunicar el mensaje de salvación a quienes no lo conocen. La humanidad está bajo condenación a causa del pecado pero puede alcanzar el perdón a través de Jesús. El ministro sobrio que puede provocar un impacto en la sociedad es aquel que impulsado por el mandato de Jesús (Mateo 28:19) va en busca de personas de todas las clases para hacerlas discípulas de Cristo. También, hacer obra de evangelista significa renunciar a la tentación de buscar creyentes de otras congregaciones para que pertenezcan a la suya.

 

Cualidad #3

Cumplir con el ministerio  (2 Timoteo 4:5)

Varios pasajes de la segunda carta a Timoteo son exhortaciones directas al joven ministro a que cumpla con su ministerio (2 Timoteo 1:6, 8, 2:1, 4, 6, 4:2, 5). ¿Es acaso Timoteo perezoso? Creo que no, más bien, al considerar el tipo de creyente que le toca ministrar, es más posible que el desánimo estuviera presente como una realidad a la que el apóstol se anticipa con sus consejos. ¡Cualquiera se desanimaría con el tipo de “discípulos” señalados en el capítulo 3! Ante el desánimo que pudiera llevar a dejarlo todo, el apóstol le dice: “cumple tu ministerio”.

 

La construcción griega sugiere que “cumple” significa llenarlo todo hasta arriba[6]. Es decir debía completar el ministerio hasta que no hubiese nada que hacer. Por otra parte, ministerio en griego diakonía sugiere que lo que tenía que completar hasta que no faltara nada era el servicio a la manera de un mayordomo[7].  Por tanto, no se está exhortando a Timoteo a que sea un ministro de púlpito ni de escritura, sino que sirva como mayordomo en todo lo que fuera posible, hasta que no hubiera ningún servicio que hacer.

 

Contrario a lo que nos gustaría escuchar, el ministro sobrio impacta a la sociedad por su capacidad de servir. Y esa es la tarea que nos corresponde a nosotros hoy. Buscar donde nuestro servicio sea requerido y servir hasta que no falte nada.

 

Aplicación:

  1. ¿Qué actitudes le desaniman entre las personas que tiene que ministrar?
  2. ¿Cuáles son los nombres de personas que está en su plan de evangelizar? Si no tiene una lista hágala ahora.
  3. ¿Qué servicio le falta hacer a favor de los demás? ¿Cuándo comenzará a hacerlo?

 

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Apollo_Guidance_Computer

[2] http://www.eldiario.es/hojaderouter/tecnologia/ordenador-hombre-viaje-Luna-Apolo_11-calculadora_0_276122823.html

[3] IBID

[4] James Strong, Diccionario Strong de palabras originales del AT y NT (Editorial Caribe, 2002. Versión digital para E-Sword 10.4, 2014), bajo 2 Ti. 4:5

[5] http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/timoteo_san.htm

[6] Archibald Thomas Robertson, Comentario Bíblico al Texto Griego Del Nuevo Testamento. (Editorial Clie, 2003. Versión digital para E-Sword 10.4, 2016), bajo 2 Ti. 4:5.

[7] James Strong, Diccionario Strong de palabras originales del AT y NT (Editorial Caribe, 2002. Versión digital para E-Sword 10.4, 2014), bajo 2 Ti. 4:5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *