13 enero, 2015

Somos

img-somos

El Programa de Fortalecimiento Familiar (Pffamiliar) es una organización sin fines de lucro, perteneciente al Concilio de las Asambleas de Dios en la República del Paraguay, Personería Jurídica 2403.
Sus pastores principales son los reverendos Jorge Sergio Flores y Teresa Franco de Flores.

Breve Historia

El Programa de Fortalecimiento Familiar inicia sus actividades como un anexo de la Iglesia Misionera Maranata, pastoreada en ese tiempo por el Rev. Salazar. La Iglesia Maranata envía, junto con la familia pastoral, a las familias Basualdo Benítez e Iribarner Canela. Estas familias vivían en Villa Elisa y San Antonio, respectivamente.
De esta manera se funda el Pffamiliar, con ocho miembros, el 27 de septiembre del año 1998.
En el año 2002, el Pffamiliar deja de ser un anexo de la Iglesia Misionera Maranata y pasa a ser una obra dependiente del Concilio de la Asambleas de Dios.
En la actualidad el Pffamiliar cuenta con una asamblea de más de 100 miembros activos y una Junta Directiva compuesta por Líderes y Pastores.


Visión

Ser instrumento de Dios que fortalezca a las familias a través de una relación con Jesús.

Misión

Seremos instrumento de Dios para fortalecer a las familias a través del desarrollo de cuatro ministerios: la Iglesia Celular, el Servicio de Educación Cristiana, Comunicaciones y Misiones, que se enfocarán en:

  • Predicar la Palabra de Dios por todos los medios y en todo lugar.
  • Enseñar la verdad de Dios con el fin de formar hombres y mujeres con valores cristianos útiles a la sociedad.
  • Servir a la comunidad supliendo sus necesidades de manera integral.
  • Compartir tiempo de calidad con los hermanos, líderes y pastores.
  • Adorar a Dios en Espíritu y en Verdad desarrollando un estilo que permita la participación de toda la familia.

Valores

La familia

Reconocemos a la familia, según el modelo bíblico, como fundamento de la sociedad, por tanto nos comprometemos a guiar a cada integrante a ocupar el rol que le corresponde según las Sagradas Escritura.
Génesis 1:26-28, 2:18-25, Mateo 19:4-6, Efesios 5:22-33; Colosenses  3:19; 1 Pedro 3:7; 1 Timoteo 5:8

Propósito del individuo

Seguros que Dios tiene un plan para cada persona, sin excepción alguna, nos ocupamos en acompañarlos en el crecimiento hacia los propósitos divinos.
Jeremías 1: 4-10, Hechos 9:10-19, 26-27

Extensión del Reino de Dios

Asumimos la responsabilidad de ser parte de la extensión del Reino de Dios a través del evangelismo personal, la acción misionera y la participación económica.
Mateo 28:19-20, Hechos 1:8, Malaquías 3:10, 2 Corintios 9:6-12, Filipenses 4:10-20

Servicio a la comunidad

Somos agentes cambio tocando vidas y atendiendo las necesidades básicas de la comunidad.

Santidad

Promovemos la trasformación del individuo, animándole a abandonar su pasada manera de vivir mediante la renovación de su mente por las Sagradas Escrituras y vivir, por el poder de Dios, en la justicia y santidad de la verdad.
Efesios 4: 21-23

Comunión

Disfrutamos de la unidad y compañerismo entre hermanos realizando distintas actividades que permitan afianzar relaciones cálidas de maneras a ser confrontados como familias.
Salmos 133:1, Hechos 2:42