Objetivos para los cambios

Téxto bíblico: Génesis 12:1-9

Cuando Dios me llamó al pastorado enseguida hice un cambio radical. En ese entonces trabajaba como gerente comercial en una distribuidora de libros e impulsado por el llamado divino presenté mi renuncia. ¡Qué grave error cometí! No fue sino hasta 16 años después en que me dediqué a tiempo completo al pastorado. Aunque debía realizar cambios para cumplir con el propósito de Dios, la renuncia a mi empleo fue una equivocación que lamenté mucho.

Cuando Dios llamó a Abram, le impulsó a realizar cambios radicales, pero no cualquier tipo de cambios. Sino aquellos que perfeccionaran a Abram para cumplir con la misión que le cabía. Es decir los cambios perseguían objetivos muy precisos.

Es por tanto, muy importante realizar cambios para responder a las demandas divinas. Pero es necesario considerar los objetivos por los cuales realizarlos. A partir de la experiencia de Abram, en Génesis 12, analicemos los objetivos que deben perseguir los cambios que debemos realizar.

Objetivo #1
Transformarnos en una persona de fe (Génesis 12:1, 7, 8)

Cuando Dios le da la orden a Abram de salir de su tierra y parentela no le indica el lugar donde debe irse. Le dice Jehová: “a la tierra que te mostraré” (Génesis 12:1). Esa incertidumbre de no saber el lugar de destino le expone a Abram a detenerse a cada momento, realizar un sacrificio y esperar dirección de Dios. Esta experiencia de sacrificios de invocación a Dios y la posterior respuesta divina transforman a Abram en un hombre de fe.

Es por tanto necesario hacer cambios que nos expongan a una dependencia de Dios, para así ser transformados en personas de fe.

Objetivo #2
Posicionarnos en una relación correcta con Dios (Génesis 12: 1)

La orden de abandonar su parentela tiene un objetivo muy práctico, este es, terminar con la dificultad que significaba el patriarcado. Conforme a la costumbre de su tiempo, el que dirigía la familia era el más anciano. En este caso el padre de Abram. Las decisiones eran tomadas por el patriarca y todos se sujetaban a lo que él determinaba. Esto impedía que Abram respondiese a las directivas de Dios, puesto que tenía a alguien por encima de él. Abram necesitaba realizar cambios que lo coloquen en una relación directa con Dios, sin intermediarios.

Objetivo #3
Establecernos en el lugar del propósito (Génesis 12:5-9)

El propósito final de Dios para con Abram era crear una nación a través de la cual bendecir a todas las familias de la tierra (Génesis 12:2). Para eso Abram debía vivir en la tierra de Canaán. De ahí la necesidad del cambio radical de salir de la tierra de Harán, donde se había enriquecido, (Génesis 12:5) hacía una tierra desconocida y peligrosa. El objetivo era establecer a Abram en el lugar donde Dios cumpliría sus planes.

 Preguntas de aplicación:

  1. ¿Qué situaciones difíciles están transformándote en una persona de fe?
  2.  Para relacionarnos correctamente con Dios tenemos que establecer las relaciones: Padre – hijo (Romanos 8:14-17), Señor – siervo (Hechos 9:6) y Proveedor – dependiente (Filipenses 4:19). ¿En cuál de estas relaciones necesitas crecer más? ¿Por qué?
  3. ¿Qué Dios te pide que hagas en este tiempo? ¿Qué cambios necesitas hacer para estar en el lugar de tu propósito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *