¡Prácticas!

Texto bíblico: 1 Timoteo 1:18-19

La primera Epístola del apóstol Pablo a Timoteo está incluida en el grupo de cartas llamadas pastorales. En ellas el apóstol se dirige a sus hijos espirituales de una manera muy personal. En el caso de 1° de Timoteo se pueden distinguir que la carta tiene tres ejes temáticos. Uno de ellos, la tarea que tiene que realizar Timoteo en la ciudad de Éfeso. Segundo la aparición de apóstatas y los peligros que estos representan para los creyentes. Y Entre medio de estos dos primeros temas se mezclan los consejos de un mentor a su mentorado.

El tema de los consejos hace de esta carta un texto oportuno para considerar el énfasis del mes: “estar en el plan de Dios”. Pues los consejos del apóstol a su hijo espiritual Timoteo están orientados a que el discípulo cumpla el plan que Dios tiene para su vida. Podemos aprovechar los consejos sobre este tema y descubrir algunas pautas para comprender el plan de Dios. Veamos cuales son estas pautas.

Pauta #1
Practicar la piedad (1 Timoteo 4:7-8)

Piedad, del griego eusebeia, puede explicarse como temor en presencia de lo que es más que humano, reverencia ante lo que es majestuoso y adoración que conviene con ese temor. Piedad es por tanto, la palabra que mejor expresa la idea de religión. Y lo que el texto bíblico recomienda es ejercitarse en la piedad, es decir en el temor, la reverencia y la adoración.

Es en ejercicio de la piedad donde se puede conocer el plan de Dios. Así fue como Timoteo conoció el plan que Dios tenía para su vida, (1 Timoteo 1:18) en una reunión de creyentes fue cuando una persona a través de una profecía, le confirmó su llamado. De la misma manera el apóstol Pablo recibió la confirmación para iniciar su ministerio (Hechos 13:1-2). Entonces, a través de practicar la piedad podemos conocer el plan de Dios para nuestras vidas.

Pauta #2
Practicar el contentamiento (1 Timoteo 6:3)

Para poder comprender el plan de Dios es importante practicar el contentamiento. El contentamiento no es conformismo, sino la satisfacción por la provisión de Dios para el abrigo y alimento necesario diariamente. El contentamiento es señalado en contraste con los que utilizan la fe para enriquecimiento personal.

El contentamiento es:

  • La actitud más práctica ante la realidad de que nada hemos de llevar de este mundo (1Timoteo 6:7).
  • La decisión más sabia ante la tentación del amor al dinero (1 Timoteo 6:9-10).

Es la falta de contentamiento la que nos impide abrir nuestra vida a lo que Dios quiere para nosotros. Y muchas veces, nos quita la posibilidad de servir a Dios, puesto que las deudas tomadas por falta de contentamiento nos hacen esclavos de aquellos a los que le debemos.

Pauta #3
Practicar el servicio (1 Timoteo 1:3, 18)

El servicio es una gran herramienta para conocer el plan de Dios. Pablo le anima a Timoteo a tener el mismo comportamiento que él tuvo antes de ser apóstol. Pablo sirvió a Dios de diferentes maneras y de acuerdo a lo que su mentor, Bernabé, le indicaba. Por ejemplo: evangelista (Hechos 9:20), maestro (Hechos 11:25-26), tesorero (Hechos 11:30), maestro nuevamente (Hechos 13:1), evangelista (Hechos 13:4) y finalmente apóstol (Hechos 13:13).

Ahora era Pablo quien le indicaba a Timoteo lo que debía hacer, servir en Éfeso (1 Timoteo 1:3). Es interesante que Timoteo se quede en Éfeso por mandato de Pablo, pero es finalmente ese el lugar de su propósito en Dios. La historia relata que Timoteo fue un gran obispo en Éfeso, ciudad a la que le entregó su vida.

El problema con practicar el servicio a la manera de Timoteo es que no queremos que nos digan lo que tenemos que hacer.

Preguntas de aplicación:

  1. Ejercitarse la piedad es contrastado con la práctica del ejercicio físico. En tu caso ¿Qué deberías practicar menos para dedicarte a la piedad?
  2. ¿Qué decisiones debes tomar para practicar el contentamiento?
  3. ¿En qué área del servicio puedes involucrarte?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *