Deberes con el Liderazgo

Texto bíblico: Hebreos 13:7

Consideremos algunas estadísticas. Anualmente 4.000 iglesias empiezan su ministerio, pero 7.000 cierran las puertas. El 70 % de los pastores no tienen un amigo, con quien hablar de sus problemas personales. El 45.5% de los pastores han sufrido de depresión o cansancio al punto de querer abandonar el pastorado. Resulta impactante y realmente sorprenden estas estadísticas. Evidentemente no es tan fácil la tarea de liderar una congregación.

Creo que para que los planes de Dios se cumplan, en la congregación necesitamos que toda la iglesia pueda avanzar junta, no solamente los líderes. Para hacerlo es necesario que cada miembro del Pffamiliar asuma un compromiso personal.

El texto de Hebreos 13 es la conclusión de una carta escrita para alentar a los creyentes a perseverar en los caminos de Dios. En este contexto, de perseverar en el camino del Señor, se hace espacio para tratar la relación de los discípulos con los líderes de la iglesia. Específicamente se anima a los discípulos a practicar los deberes que rigen la relación de estos con el liderazgo de la iglesia. Veamos estos deberes.

Deber #1
Honrar a los líderes (Hebreos 13:7)

Al hablar de acordarse, el autor de Hebreos, no habla simplemente de una acción de traer a la memoria como un simple recuerdo, sino más bien, habla de una acción de gratitud hacia las personas que nos enseñaron a caminar en el Señor. Se refiere a honrar a aquellos que aun sin que haya ninguna recompensa material, dedicaron tiempo y esfuerzo para que pudiéramos permanecer en la senda de la vida.

Deber #2
Obedecer al liderazgo (Hebreos 13:17)

Obedecer peidso en griego, tiene una estrecha relación con pisteuo que significa fe, lo que implica una obediencia producida por la fe. La obediencia sugerida no es la de sumisión a la autoridad, sino que resulta de la persuasión al considerar la fe y el ejemplo del liderazgo.

Es interesante la aclaración del porque se debe obedecer: “porque ellos velan por vuestras almas…”. Esto quiere decir que, ya que los líderes deben dar cuenta por quienes lideran, le toca al liderado facilitarles la tarea. La idea es que al momento en que Dios revise las relaciones y frutos entre el líder y el discípulo, la responsabilidad será compartida entre el que debió ministrar y el que debió obedecer.

Deber #3
Orar por el liderazgo (Hebreos 13:18)

Liderar es una gran responsabilidad. Solo quien emprende un desafío está expuesto a los errores. Y aunque el líder tenga las mejores intenciones equivocarse es propio de la naturaleza humana.

De ahí el gran compromiso de anteponer la oración a la crítica. El escritor de Hebreos es muy claro en señalar que sus intenciones son las mejores, pero para hacer todo bien, necesita de las oraciones del pueblo de Dios.

Preguntas de aplicación:

  1. ¿De qué manera puedes honrar esta semana a los líderes del Pffamiliar?
  2. ¿Cómo puedes mejorar tu relación con el líder que te discipula? ¿y con el pastor de tu Red?
  3. Tomen tiempo como GPO para orar por los diferentes líderes del Pffamiliar, en especial por los de la red a que pertenecen. Nombren a cada uno de ellos en la oración.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *