La Salvación y el Prójimo

La Salvación y el Prójimo

1 Corintios 2:1-5

Sabemos que la oportunidad de alcanzar en este tiempo lo prometido por Dios está en directa relación con nuestra voluntad de proteger al prójimo. A medida que dejemos de centrarnos en nuestros problemas y nos enfoquemos hacia los demás, apresuramos el tiempo del cumplimiento de las promesas de Dios.

Cuando de proteger al prójimo se trata, no hay mayor acción posible que acercarlo a la salvación. Predicar el evangelio de Cristo es la mayor bondad que podamos hacer. Cualquier plan de acción social debe contemplar el anuncio de las buenas nuevas de salvación por Cristo, sino, fracasa antes de comenzar. Jesús lo dijo de esta manera: “de qué le aprovechará al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma? (Marcos 8:36). Es primordial anunciar el mensaje de salvación.
En este sentido, la experiencia de Pablo es por demás ilustrativa. Pablo fue efectivo en llevar a los corintios a la experiencia de salvación. Su efectividad se debió a algunas condiciones que reunía el apóstol. Consideremos las condiciones que debe poseer quien desea llevar al prójimo a la experiencia de salvación, de manera a ser también nosotros efectivos en esta misión.

Condición #1
El mensaje centrado en la cruz de Cristo (1 Corintios 2:1-2)
Cuando Pablo llegó a Corinto tomó la decisión de centrar el contenido y la comunicación de su mensaje en la Cruz de Cristo. Él mismo afirma que se negó a hablar con excelencia de palabras y sabiduría. Esto implica que se negó a utilizar los recursos de oratoria comunes en las ciudades griegas. Por el contrario, habló de manera sencilla y con un fuerte énfasis en la muerte y resurrección de Cristo.
¿Por qué hizo esto? Porque anhelaba libertar a los corintios del pecado. El mensaje de la cruz confronta al ser humano con la realidad de su desobediencia a Dios y la necesidad del arrepentimiento para el perdón de pecados. En la Cruz, Jesús puso su propia vida en pago por el pecado de la humanidad. Y al centrar el mensaje en la Cruz de Cristo hizo una invitación a reconocer el pecado personal y aceptar la salvación por la fe en Jesús.
Cuando hablamos de Jesús con el prójimo podemos compartir las bondades y los milagros que Dios puede traer a sus vidas, pero principalmente debemos llamarlos al arrepentimiento del pecado y a aceptar a Cristo como el Señor y Salvador.

Condición #2
La negación personal (1 Corintios 2:3)
Cuando hablamos de la negación personal que practicó el apóstol para llevar salvación al prójimo nos referimos a dos aspectos: 1). Negarse a utilizar la sabiduría con la cual pudiera ser apreciado entre los corintios, y 2). Sobreponerse al temor.
Pablo había estado encarcelado en Filipos, había sido expulsado de Tesalónica y Berea, y educadamente despedido en Atenas. Era normal que sintiese miedo al llegar a una ciudad tan corrupta como lo era Corinto. Sin embargo, a pesar del temor, predicó la salvación en Cristo.
¿Cómo es posible practicar la negación personal? Pues, así como Pablo logró sobreponerse, recibiendo una palabra de parte de Dios (Hechos 18:9).

Condición #3La certeza en el poder de Dios (1 Corintios 2:4-5)
La firme decisión de Pablo de negarse a utilizar la sabiduría humana estaba basada en la seguridad de que tenía algo mayor para llevar a los corintios a la salvación. Lo que era mayor que la sabiduría es el poder de Dios. El apóstol demostró con milagros y señales la verdad que predicaba. Además, el mensaje de salvación lleva el poder transformador del Espíritu que quebranta los corazones y convence de pecado.
Tomados de esta certeza en el poder de Dios debemos hablar la sobre la salvación y manifestar los milagros y señales prometidos para todos aquellos que predican el evangelio.

Aplicación:
1. ¿Con quién ha compartido el mensaje de la salvación en Cristo?
2. ¿Cuáles son sus temores que le estorban para predicar la salvación? ¿Qué hará para superarlos?
3. ¿A quiénes podría visitar esta semana para orar y manifestar el poder de Dios?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *